Cambiar el fondo de pantalla es una de las primeras cosas que hacemos cuando nos hacemos con un ordenador nuevo, ya que este elemento nos permite darle un toque personal a nuestro PC. Y lo ideal es ir cambiándolo de manera periódica para aportarle una mayor frescura a nuestro escritorio.